Retención de talento: Emprender desde la empresa (Parte 2)

Angel Diaz

Vibbo Product Manager en Schibsted Spain

En la primera parte de este post introducía 2 partes de un triángulo, Palabras y Sentimientos, que completo aquí con Hechos.

Hechos

Hechos¿Imagináis la de productos interesantes que podrían surgir dejando fluir la creatividad de la gente? ¿Imagináis el valor que darían las personas de la compañía a algo así? No se trata solo de desarrollo, se trata de llevar a la realidad las ideas que todos tenemos.

Pues vamos a la clave de la cuestión. ¿Es posible emprender desde la propia empresa? Yo pienso que sí, y, además, lo mejor es que creo que hay muchas variantes de emprendimiento desde la empresa que se pueden explotar. También hay que tener en cuenta que la empresa y las personas que trabajan en ella deben estar preparadas y convencidas para conseguir este fin.

Emprendimiento interno sobre productos existentes

Muchas veces pensamos que, como ya estamos desarrollando un producto establecido, no podemos emprender. Nada más lejos de la realidad. Emprender también significa decidir, por eso hablo de democracia. Normalmente formamos parte de un equipo, o de un equipo de equipos, lo cual es maravilloso. Decidir significa proponer, escuchar (empáticamente), debatir y actuar. Desde la instancia del equipo hasta la más alta instancia.

Es maravilloso sentir que nuevas funcionalidades o productos formarán parte de algo más grande y han salido de las ideas de un equipo. De verdad, la sensación es indescriptible.

¿Imagináis que pudierais decidir como equipo cuales serán las próximas funcionalidades de la plataforma desde un punto de vista de producto? Sí, es bueno. Hablando en el lenguaje Lean, los equipos de producto y desarrollo somos el Gemba, somos los conocedores del medio, del producto, de la técnica y de la competencia en primera instancia. ¿Cómo no contar con tal sabiduría en la toma de decisión?

He de decir que si las órdenes y decisiones vienen desde arriba sin consenso ni posibilidad de opinión, esta forma de emprender es más complicada, no imposible, pero si complicada.

Emprendimiento interno sobre nuevos productos

Se trata de crear una solución nueva que solvente un problema existente, o que abra una nueva línea de negocio sobre un nicho que interese. Conseguir que una compañía apueste por este tipo de emprendimiento es más complicado, requiere inversión y si la compañía es grande normalmente acaban interviniendo multitud de departamentos que terminan oscureciendo, degradando y alargando el proyecto y los tiempos. Aunque no siempre es así. Conozco ejemplos muy interesantes, como el caso de worksí.

Yo mismo y un grupo de personas increíble, hemos tenido la oportunidad de vivir la experiencia de crear un nuevo producto para la compañía, mercadio. No entraré en los detalles del producto, pero sí que puedo incidir en que hemos tenido sentimientos de euforia por tener la posibilidad de crear un producto increíble, en ocasiones decepción por no poder llevarlo hasta donde nosotros queríamos en un momento dado, y de ilusión por mantener las ganas de trabajar por un producto que consideramos lleva nuestro ADN impreso. Independientemente de todo lo ocurrido, esta experiencia ha unido a 6 personas que no olvidarán por el resto de sus vidas los momentos vividos. Amamos lo que hemos creado, y amamos nuestras ideas y motivaciones.

Estos son los sentimientos a los que me he referido durante todo el post, sentimientos que unen las personas al producto, a otras personas y a la compañía.

. Solo hay que estar atento a las señales para subirse al tren cuando este pasa.

Emprendimiento interno libre unipersonal o grupal

en el sector. No obstante, todavía falta mucho camino que recorrer: no se emprende, son pocas horas y se dedican sobre todo a proyectos de aprendizaje, que está bien, pero no se suele emprender con ellos.

Sería mucho más interesante que la empresa dejara horas semanales para que personas o equipos pudieran desarrollar libremente soluciones sin trabas ni censura durante el proceso. Estos productos podrían presentarse después, integrarse en soluciones existentes, iniciar nuevas líneas de negocio, etc. Hay infinidad de posibilidades.

Emprendimiento externo

Una vía muy interesante para emprender en la empresa: desarrollar tu propio side project (proyecto paralelo) y ofrecerlo después a la compañía. ¿Con que objetivo? bueno, depende del proyecto y de la negociación que se lleve a cabo con la compañía.

Quiero decir que es sano que la empresa disponga de cauces para que las personas puedan presentar sus proyectos personales, seguramente surgirían multitud de soluciones muy interesantes a las que la empresa le encantaría hincar el diente.

Somos muchos los que desarrollamos nuestros propios proyectos fuera de la empresa, pero no disponemos de recursos suficientes para conseguir que tengan algo de visibilidad.

Los profesionales lo son dentro y fuera de la empresa, para muchos, su profesión no es solo un trabajo, es también es una forma de vida fuera de las horas laborales.

Palabras, sentimientos y hechos, un triángulo perfecto que consigue retener lo que llamamos talento, que no dejan de ser las personas que forman parte de nuestra andadura profesional dentro de la empresa.

¿Conoces más formas de emprender dentro de la empresa? No lo dudes, coméntalas, seguro que existen muchas más.

Facebook Comments