Retención de talento: Emprender desde la empresa (Parte 1)

Angel Diaz

Vibbo Product Manager en Schibsted Spain

Palabras

Talento

Talento“, una palabra que escucho constantemente en el mundo empresarial. La búsqueda y retención de talento se ha vuelto algo indispensable actualmente en la mayoría de compañías. Sin embargo, a veces tengo la sensación de que hacemos un uso banal y nos tomamos muy a la ligera el significado de la palabra talento.

El talento es en realidad la manifestación del potencial y de las destrezas que dispone una persona, actitudes y aptitudes sobresalientes respecto a un grupo para realizar una tarea determinada de forma exitosa.

No voy a entrar a valorar las aptitudes relacionadas con el talento, considero que es algo bien conocido por la mayoría. Por el contrario, sí que me gustaría dar una pincelada respecto a las actitudes, más concretamente me gustaría hablar de la inteligencia emocional y la escucha empática.

Saber gestionar las emociones ante conflictos y armonizar la emoción con el pensamiento son atributos muy importantes en lo que a inteligencia emocional se refiere. Y en este sentido, uno se hace con las experiencias y consciencia de los puntos a mejorar.

Por otro lado, la escucha empática nos pone en el lugar del otro sintiendo, no se trata de decirle a la otra persona lo que quiere escuchar, se trata solo de eso: de escuchar, empatizar, ponernos realmente en su lugar para sentir.

Pero el talento por sí solo no ayuda a emprender, y el emprendimiento es algo también de vital importancia para las empresas, sobre todo en el ámbito tecnológico. Yo añadiría otro concepto a la ecuación, incluyamos al “Genio“.

Pero ¿quién es el genio? Permitidme que cite un pensamiento de Max Nordau, crítico, escritor, publicista y médico, respecto a la principal diferencia entre genio y talento:

“Genio es la persona que crea nuevas formas de actividad no emprendidas antes por otros o desarrolla de un modo enteramente propio y personal actividades ya conocidas; y talento es la persona que practica formas de actividad, general o frecuentemente practicadas por otros, mejor que la mayoría de los que cultivan esas mismas aptitudes.”

Genio y talento, bonita combinación, pero hay un problema, muchas veces estas dos palabras nos llevan a tener que resolver conflictos relacionados con palabras como ego y exclusión.

Hablando en primera persona, soy un soñador y un idealista por naturaleza desde niño, sensible y muy pasional con para el producto. Con 39 años he experimentado muchas de las cosas de las que os hablo, he tenido etapas en las que he sentido al talentoso, al genio, pero también he sentido ego, exclusión e ira. No soy diferente a otros, la mayoría de personas con una trayectoria profesional termina pasando por todas estas etapas, necesarias para formar al profesional y la persona que serás en el futuro.

Sentimientos

Sentimientos

El enlace entre dos personas no cabe duda que se provoca a través de los sentimientos, ¿cómo unir, pues, a una persona con la empresa en la que trabaja para que tenga continuidad en la misma? Con lo que hoy llamamos la retención del talento.

¿Más salario, posición, más beneficios sociales…? Si lo comparamos con una pareja está claro, el dinero no provoca su felicidad.

mantenido y corregido por ti, como un hijo, en este caso un producto. Cuesta desvincularse de algo así, sufres por él, te alegras por él, en definitiva, sientes por el producto.

Conseguir que los profesionales de una compañía se sientan así no es tarea fácil, hay tantos perfiles y cada persona con sus propias necesidades y objetivos… Además de los objetivos de la propia compañía, la competitividad y competencia externa e interna, las fechas de entrega y los cambios de rumbo. A veces, todo esto provoca nubarrones o tempestades que hacen que no se disfrute del trabajo que realizamos y no tengamos precisamente buenos sentimientos.

Pero el sector está cambiando.

. Saben que una persona con talento, pasión y unida al producto no desfallece hasta el final de las consecuencias por su producto.

Pues eso, debemos conseguir que las personas se unan a los productos, y una forma de conseguirlo es emprender en la empresa. Esto provocará unión y pasión, conseguirá que valores como

Una persona en la empresa es como el amor entre dos personas, hay que cuidarlo y mantenerlo para que crezca y florezca como un árbol. Desde el principio y todos los días.

Hasta aquí he hablado de Palabras y Sentimientos, que van seguidos de Hechos o el emprendimiento en la empresa, tema que trato en la segunda parte de este post.

Facebook Comments