Por qué apostar por la responsabilidad social

Aida Roige

CSR Manager, Schibsted Spain

responsabilidad social

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es el compromiso que una empresa u organización asume voluntariamente como forma de entender su actividad empresarial y que contribuye a mejorar la sociedad, la economía y el medio ambiente.

Para que tengan éxito, las acciones socialmente responsables impulsadas desde la empresa deben estar conectadas con la estrategia, la cultura y los valores corporativos. Esta actitud también se refleja en la gestión del capital humano y el buen gobierno interno en la empresa.

La RSC como activo para la empresa

La empresa desempeña un papel clave en la sociedad, generando riqueza y empleo. Sin embargo, en el mundo actual debe ir más allá y minimizar el impacto social y medioambiental de su actividad económica llevando a cabo buenas prácticas empresariales.

La RSC aporta a la empresa un valor económico y, a la vez, social.

Como cita Jaume Gurt, Director de Organización y Desarrollo de Personas en Schibsted Spain: “Solo desde una sociedad más igualitaria estamos alimentando un futuro mejor para todos. En ese camino, las grandes empresas ocupamos la zona cómoda y rica; así nos toca trabajar apoyando iniciativas nuevas que ayuden a los más necesitados y, de alguna forma, se convierta en el retorno que devolvemos a la sociedad que nos permite existir como empresas”.

Más allá de la responsabilidad moral que las empresas deberían adquirir ante la sociedad por el impacto de su actividad empresarial, hay muchos beneficios a la hora de apostar por la RSC en la empresa.

6 Beneficios de la RSC en la empresa

  1. Atrae talento. Un 87% de los profesionales titulados aspira a trabajar en una empresa socialmente responsable.
  2. Incrementa el orgullo de pertenencia y compromiso de los empleados en la empresa gracias a su implicación activa.
  3. Genera un clima de autoresponsabilidad y visión integral de la empresa entre los trabajadores.
  4. Desarrolla el talento fomentando la adquisición de nuevas competencias entre los trabajadores, como habilidades de liderazgo y trabajo en equipo.
  5. Mejora la productividad. Está demostrado que los empleados felices desempeñan más y mejor su trabajo.
  6. Aumenta el valor económico de la empresa. Diversos estudios evidencian que una buena gestión social y medioambiental beneficia a la cuenta de resultados.

4 Beneficios GLOBALES de la RSC

  1. Contribuye a un desarrollo sostenible y a la preservación del medio ambiente.
  2. Colabora en la mejora de la sociedad a través de la capacitación de personas en situación de exclusión o vulnerabilidad, el apoyo a causas sociales, etc.
  3. Mejora la reputación e imagen corporativa en los medios de comunicación y entre los usuarios, clientes, proveedores, colaboradores y público general.
  4. Aumenta la credibilidad enviando un mensaje coherente al exterior.

Para llevar a cabo una buena política de Responsabilidad Social Corporativa que sea efectiva debe estar alineada con la cultura y los valores de la organización.

Si no es así y se deciden implementar acciones sociales en la empresa que nada tienen que ver con su estilo y filosofía pueden provocar el efecto contrario al buscado en todos los grupos de interés:

  • En el área o colectivo destinatarios de la acción, ya que la iniciativa no se desarrollará de forma honesta y, por tanto, probablemente no conseguirá los objetivos deseados.
  • En las personas involucradas (empleados, usuarios, clientes, público general), ya que se sentirán defraudados.
  • En la misma empresa, afectando negativamente a su reputación e imagen de marca.

En conclusión, vemos que existen muchos argumentos –económicos, sociales, medioambientales y morales– que justifican la necesidad de incorporar la RSC en la gestión empresarial.

Más información: Política y acciones de RSC de Schibsted Spain

Facebook Comments