Presente y futuro del mundo de la automoción

Miguel Aguado

Advertising Business Developer en Schibsted Spain

coches futuro

Que el mundo de la automoción está sufriendo una nueva revolución es algo que no escapa a nadie. Sólo hay que ver cómo empresas con modelos de negocio completamente disruptivos, y apalancándose en tecnología, están entrando en la arena a pelear contra las clásicas, que llevan desde el siglo pasado dominando el mercado.

Al archiconocido ejemplo de esta tendencia que es Tesla Motors se unen ya fabricantes de todo tipo, como el chino BYD Auto o la californiana Karma Automotive (comprada recientemente por el fabricante chino Fisker). Y eso que este camino está lejos de estar bien asfaltado.



Sin ir más lejos, la compañía de Elon Musk ha estado en los últimos tiempos en el disparadero por sus conocidos e inacabables retrasos en la entrega del Model X -el SUV cuyas puertas se abren como las de un pájaro-, lo que no ha quitado que los pedidos de su Model 3 (su modelo más económico, con un precio de salida de 30.000$) superasen en un solo día el número de eléctricos vendidos en Estados Unidos en 2015.

Todo un hype con pies de barro, ya que existen muchas dudas de que realmente puedan llegar a entregar las más de 200.000 unidades que tienen ya reservadas.

Coches conectados y coches autónomos

Este movimiento no ha pillado por sorpresa a los fabricantes tradicionales, y todos se han lanzado a innovar. Y es que no sólo estamos hablando de la innovación en los motores, sino en la totalidad del vehículo.

Esta tendencia se engloba en la llamada ‘Internet of Things’ o ‘Internet de las Cosas’, que no es más que conectar a la red cualquier dispositivo que sea capaz de generar datos. Y un vehículo genera un montón de ellos, desde el estado de todos sus elementos hasta el estado del asfalto, si está en un atasco, si hay alguna calle cortada o inclemencias meteorológicas.

La siguiente derivada de este movimiento son los coches autónomos, vehículos que, con todos esos datos, son capaces, ya no sólo de calcularnos la ruta más corta entre A y B, sino de llevarnos de un punto a otro sin tocar los mandos. Un prodigio de la tecnología que cada vez está más cerca de llegar a nuestras carreteras.



Y los fabricantes no están solos en este movimiento. Empresas nacidas de internet como Google ya tienen sus prototipos (el famoso ‘koala car’ con forma de huevo). De hecho, hace poco hemos visto que Fiat Chrysler está colaborando con Google para desarrollar un modelo de calle, el Chrysler Pacifica, con conducción autónoma.

Lo que está claro es que los usuarios cada vez damos menos importancia a las características técnicas de un vehículo (lo que se conoce como downsizing) y más a que nuestro modelo incorpore todas las innovaciones tecnológicas.

¿Estás preparado para el futuro del mundo del motor?

Facebook Comments