El pequeño genio que llevamos dentro

Jordi Roura

Senior Creative en Schibsted Spain

creatividad

Desde que éramos niños, Walt Disney nos ha inculcado que estamos formados por un ángel y un demonio, por el bien y el mal, por algo superior a nosotros que nos incapacita el autocontrol sobre nuestras acciones y simplemente nos permite dejarnos fluir por el camino marcado.

Por suerte, la evolución de la humanidad nos ha hecho descubrir que entre estos dos seres hay algo más, algo llamado el ‘genio creativo’.

Esta mezcla, influenciada por nuestro subconsciente, es capaz de inventar, de fantasear, de atraparnos en pensamientos tan kafkianos que a veces ni nosotros mismos logramos entender.

A los creativos publicitarios se nos considera unos magos como René Lavand o bien unos simples postureos-vende-motos. Hay veces que ni yo mismo sé qué somos.

Pero lo que sí sé es que ahí dentro hay algo, algo que con cada impacto visual que entra por nuestros ojos y va directo hasta el cerebro como un esperma en busca del óvulo, nos da algo en qué pensar, algo en qué atrapar nuestra imaginación y empezar a crear.

Cada día está formado por micromomentos, espacios destinados a vivirlos sin más y otros a vivirlos con mucho. El otro día me preguntaban: ¿Cómo se puede llegar a ser creativo? Mi respuesta siempre es la misma: ¿Has probado a escuchar tus pensamientos?

Cada uno de nosotros está compuesto por esta dualidad agrupada en el bien y el mal, sin cuestionarnos si entre ese blanco y negro hay grises. Ahí, si buscamos bien, encontraremos a nuestro ‘genio creativo’.

Debemos escucharlo en cada detalle de nuestro día a día, en cada cepillado de dientes, ducha, paseo, en cada trayecto matutino al trabajo, en cada libro, canción, compañero que no para de hablar, incluso en el que no para de quejarse. Cada cosa que te suceda día a día te servirá para dar de comer a ese pequeño Pepito Grillo que llevamos dentro.

Sal, entra, escucha, habla, cágala, ríete, enfádate, ayuda a una abuela a cruzar la calle, vístete del revés, lee blogs molones y también los que no lo son, empátate de todo lo que sea, míralo todo y cuestiónatelo todo, deja tus miedos atrás y podrás hacer algo con ese pequeño genio que seguro que tienes, podrás crear que tu día a día sea mejor.

 

Facebook Comments