El verano es el mejor momento para…

Olga Llado

Training & Development Manager en Schibsted Spain

Cómo-desconectar-en-verano

Ya es verano y con el buen tiempo llegan también las horas libres en el trabajo y el tiempo de calidad para uno/a mismo/a. Algunos disfrutan de la jornada intensiva y otros saborean unos días de vacaciones. Sea cual sea tu situación, seguro que puedes aprovechar estos ratos libres para hacer muchas cosas que no puedes llevar a cabo durante el resto del año: actividades al aire libre, tomarte tiempo para grandes decisiones, organizar planes que te alejen de la rutina…

Para poder rendir correctamente en el trabajo necesitamos una recarga de energía positiva que conseguimos desconectando en nuestras horas libres. Saber cuándo es momento de trabajar y cuándo lo es para disfrutar y relajarse es vital para sentirnos mejor con nosotros/as mismos/as.

…estimula el cerebro, baja la presión arterial, reduce el estrés, tenemos más tiempo para nosotros, comemos mejor, dormimos más horas, pasamos más ratos con nuestra familia y amigos…

¿Cómo desconectar en verano?

Desconectar no es fácil. Para ello, te proponemos diez consejos que puedes seguir para dejar la rutina a un lado y disfrutar al completo de tu tiempo este verano:

  1. Déjalo todo bien atado antes de irte de vacaciones. Tu mente se liberará, dejando de lado la ansiedad y el estrés que nos produce tener tareas a medio hacer.
  2. Desconecta un poco de la tecnología. Pasamos tantas horas con nuestro teléfono móvil y el ordenador que no damos la oportunidad a nuestras mentes de desconectar de lo digital. Debemos hacer un buen uso de la tecnología: estar permanentemente conectado o completamente aislado nos estresa. Busca el equilibrio.
  3. Aprovecha para tomar decisiones y dar un giro a tu vida. ¿Necesitas cambiar de casa? ¿Comprarte un coche? ¿Replantearte tu empleo? El verano es tu momento. Afronta aquellas decisiones importantes que quizá has estado posponiendo el resto del año. Durante esta época estamos más relajados y sin las obligaciones laborales del día a día, podemos dedicar el tiempo necesario a valorar y tomar decisiones que afectan a nuestra vida, como cambiar de casa, de coche o de empleo. Estudia el mercado, analiza pros y contras y da un nuevo rumbo a tu vida.
  4. Olvídate del reloj y disfruta de tu casa. En verano no debe haber prisas ni horarios estrictos que nos puedan agobiar o generar presión. Que no te dé miedo estar en casa tranquilo/a y dar rienda suelta a tu bienestar: esto, a veces, es necesario para recargar pilas. Disfruta de momentos relajados, aprovecha para dedicar tiempo a cocinar recetas especiales, escuchar música, tumbarte en el sofá, disfrutar de largas sobremesas, revisar fotos especiales, cambiar la decoración… El objetivo es disfrutar de tu espacio de intimidad en verano con la calma que no te permite la rutina laboral.
  5. Planea excursiones o viajes. Programar actividades cerca de tu ciudad y dormir fuera de casa unos días es una excelente forma de romper la rutina. A veces, para desconectar es necesario cambiar de espacio y respirar un aire distinto.
  6. Haz ejercicio físico. Caminar es siempre una buena opción: permite hacer volar nuestra imaginación y desconectar. Además de aislar del trabajo, hacer ejercicio nos reporta vitalidad y energía positiva. Montar en bicicleta, salir a correr, patinar o nadar son posibles formas de entretenimiento que, además, aumentan nuestra autoestima.
  7. Come de forma equilibrada. La rutina laboral hace que en muchas ocasiones adquiramos hábitos alimenticios poco saludables: saltarse comidas, picar entre horas… En verano, con más horas libres, puedes tomarte más tiempo en las comidas, comer tranquilamente, hacerlo de una forma equilibrada y ¡disfrutar de ese momento!
  8. Duerme las horas que necesita tu cuerpo. Arrastramos muchas horas de sueño durante el año y en verano es un buen momento para recuperarlas. Prémiate con el placer de no madrugar tanto. Duerme entre 7 y 9 horas al día y mantén unos horarios regulares, también en vacaciones. En ese caso, vuelve a adaptar de una forma gradual tus horarios de descanso a los de la oficina cuando falte poco para volver al trabajo.
  9. Disfruta de la familia y amigos. En verano es cuando tenemos más tiempo para compartirlo con los que más queremos. La clave está en encontrar el equilibrio entre las horas que pasas con otros y los espacios que te das a ti mismo. Celebra tus éxitos profesionales con tus amigos y seres queridos y hazles partícipes de tus ilusiones y proyectos.
  10. ¡Mímate! Cuida de ti, siéntete bien contigo mismo para hacer frente a la rutina vacacional. Dedícate tiempo para disfrutar de ti.

En Schibsted Spain también intentamos seguir estos consejos. Algunos/as de nuestros/as compañeros/as disfrutarán de sus vacaciones haciendo viajes a Túnez, Japón o Indonesia. Otros/as irán a ver a la familia a Almería, o con los niños de cámping a Andorra… Y los/as “más atrevidos/as” aprovecharán esta época para ¡dar un paso en su vida sentimental y casarse!

¿Y tú, cómo aprovecharás el verano? ¿Qué es lo que más va contigo?

Al fin y al cabo se trata que cada uno/a aproveche el tiempo que nos brinda el verano de la mejor manera para afrontar la vuelta con energías renovadas.

 

Facebook Comments