La experiencia de usuario se diseña en equipo

David González

UX Designer en InfoJobs

disenar-experiencia-de-usuario

En un mercado cada vez más centrado en las personas no es suficiente contar con buenos profesionales de user experience: necesitas que todos los miembros de tu organización estén cerca del usuario.

Tradicionalmente, velar por la satisfacción de los usuarios y diseñar lo que estos experimentan antes, durante y después de utilizar un producto o sistema es responsabilidad del departamento de UX.

Sin embargo, en el campo de la experiencia de usuario, la suma de talentos multiplica los resultados. Por eso es buena idea integrar algunas de las funciones típicamente vinculadas al UX en la rutina del resto de los equipos. No podremos hablar de un producto centrado en el usuario hasta que todo el equipo incorpora su experiencia en su día a día.

Jacob Nielsen hablaba de 8 pasos para alcanzar lo que denominaba el “Nirvana UX” de una organización, en un proceso que podría tardar hasta 20 años. Afortunadamente, la aplicación de metodologías lean acelera mucho este proceso, ya que permite ir haciendo pequeñas mejoras iterativas en un proceso con la implicación de todos los integrantes de un equipo.

Alinea tu organización con el departamento de UX

Lo más importante a entender es que la experiencia de usuario no es responsabilidad exclusiva del equipo de UX.

Que toda la organización entienda el valor de poner al usuario en el centro del proceso de desarrollo de un producto es clave para conseguir un cambio cultural, que llevará a tu proyecto a tener usuarios fieles y felices.

Y por supuesto, liderar este cambio y acompañar a la organización durante el proceso sí va a ser responsabilidad del equipo de UX.

Comparte conocimiento: juntos se llega antes y mejor

En organizaciones donde normalmente el ratio entre diseñadores UX y programadores suele ser desigual, es poco aconsejable establecer guetos de conocimiento. Establecer un contexto o un espacio en el que las diferentes disciplinas puedan comunicarse y compartir experiencias es el primer paso para acercar el usuario al equipo.

Invitar a los diseñadores UX a reuniones a las que normalmente solo van desarrolladores facilita la colaboración entre equipos. Por ejemplo, los standups diarios – donde cada persona/departamento explica cómo progresan sus tareas – son un buen punto de partida para conseguir una comunicación más fluida y una sensación de acercamiento entre ambas partes.

Investiga en equipo

El inicio de un proyecto suele ser un punto álgido de motivación. Aprovecha este momento para implicar a todo el equipo en la investigación de las necesidades del usuario. Establece un plan de análisis o user research donde todos participen, crea perfiles de personas rápidamente con la información recogida, dibuja prototipos en equipo y salid juntos a hacer validaciones rápidas.

No es necesario que todos estén siempre presentes en cada momento. El user research o la validación de prototipos funciona muy bien con una pareja formada por un UX y un desarrollador, que puede ir rotando.

Colabora en la definición de soluciones

Incluye a todo el equipo cuando toque definir soluciones. De esta manera se multiplicará la implicación en el proyecto y la actitud de todos será mucho más proactiva.

Trabaja en equipo los insights obtenidos en la investigación y escucha el punto de vista de todos los integrantes del proyecto. La solución, el producto, será un consenso en el que todo el mundo se compromete con las necesidades del usuario y las restricciones que puedan surgir en el desarrollo.

Consensúa las métricas y analiza los resultados en equipo

Una definición conjunta de objetivos y cómo medirlos nos ayudará a estar en el mismo barco y a tomar decisiones basadas en datos. Si todo el equipo conoce los objetivos y los KPIs pueden entender por qué estamos tomando una decisión en lugar de otra, acabando con muchas fricciones innecesarias.

Para integrar la experiencia de usuario en la compañía es necesario adaptar procesos y prioridades, hasta situar al usuario en el centro de la toma de decisiones. No es un proceso fácil, pero una vez iniciada la dinámica y obtenidos los primeros resultados, la implicación de los equipos crece exponencialmente.

Cuando camines por la oficina y escuches al equipo de desarrollo hablar sobre necesidades, personas y KPIs, sabrás que tu compañía va por buen camino.

Facebook Comments